Tras la gran respuesta que ha habido en el artículo anterior sobre técnicas de aprendizaje, hoy te traigo el resto.

No olvides leer la primera parte, donde analizo técnicas tan populares como el resumen, la auto-explicación o la mnemotecnia.

¿Crees que funcionan tan bien como te han dicho?

Vamos a descubrirlo:

 

6) Imaginería o crear imágenes

Utilidad – Básica

La imaginación, como comenté hablando de la mnemotecnia, es una herramienta realmente útil y poderosa.

La técnica de la que voy a hablar a continuación consiste en visualizar imágenes claras y vívidas mientras uno lee el texto.

El experimento que se realizó para evaluar si era efectiva consistía en pedirle a los estudiantes que visualizáran de forma clara aquello que leían. Esto demostró una ventaja a la hora de memorizar frases.

Sin embargo, esta técnica funciona mucho mejor cuando los estudiantes escuchan el texto en vez de leerlo ellos mismos.

Un problema importante a la hora de investigar la imaginería es que es complicado detallar cómo imagina una persona, o incluso si lo hace. Además, durante la prueba los investigadores encontraron que algunos de los participantes del grupo de control (el que no usa la técnica) de hecho la usaron.

A pesar de ello, es probablemente una de las técnicas más útiles aplicada correctamente, aunque su evaluación no fue del todo satisfactoria ya que resulta complicada de medir.

Sin duda es una técnica fácil de usar, por lo que hay poco daño en el intento.

 

¿Cuál es tu nivel de lectura?

¿Eres un lector lento, promedio o rápido? Haz ahora nuestro test de lectura y comprensión para saberlo.

Pincha aquí para comenzar el test

 

7) Releer

Utilidad – Básica

Releer suele ser algo tedioso y que hacemos más ‘de pasada’ que a conciencia.

La investigación ha encontrado, además, que en general es mucho menos eficaz que otras técnicas, aunque sus investigadores han llegado a algunas conclusiones muy interesantes.

Por ejemplo, releer inmediatamente después de la primera lectura es mucho más útil que subrayar o resumir. Sin embargo, releer dejando pasar bastante tiempo desde la primera vez es incluso más efectivo.

Por lo tanto, este repaso bien empleado puede ayudar enormemente en el proceso de memorización.

Sin embargo, ¿te ha pasado alguna vez que has leído unos párrafos pensando en algo completamente diferente y después tenías que releerlos por completo?

Este tipo de relectura es el que hay que evitar 100%.

Un lector promedio pasa el 30% de su tiempo releyendo durante la primera lectura. Esto es un error muy común que comenten casi todos los lectores y no aporta nada al aprendizaje.

Si consigues corregir este error de lectura, tu velocidad de lectura y aprendizaje aumenta instantáneamente en un 30%.

Si quieres saber si cometes este o alguno más de los 20 errores de lectura más comunes, aquí te dejo de forma gratuita la guía que te ayudará a descubrir y solucionar tus errores de lectura. Así, podrás leer de forma más productiva.

 

8) Prueba Práctica

Utilidad – Alta

Aquí es donde las cosas se ponen interesantes:

La prueba práctica, o examen, es lo que todos los alumnos odian. En muchos casos incluso se dice que es algo innecesario y que habría que encontrar otros métodos de evaluación más adecuados.

Sin embargo, hay numerosos datos que demuestran que las pruebas de aprendizaje o exámenes ayudan a retener información. Seguro que tu también puedes recordar un tema o pregunta en concreto que salió en un examen y desde entonces no has vuelto a olvidar.

No obstante, que este tipo de pruebas ayuden a estudiar no significa necesariamente que tengan que ser la única forma de evaluación.

A diferencia de muchas de las otras técnicas mencionadas, los beneficios de la prueba práctica no son modestos – los estudios han encontrado que un examen de práctica puede duplicar el recuerdo disponible.

También se ha encontrado que a pesar de que las pruebas de selección múltiple son muy efectivas, las pruebas prácticas que requieren que las respuestas que se generen sean más detalladas son más eficaces. Es importante destacar que la prueba práctica es más efectiva cuando creas las preguntas por ti mismo.

 

9) Práctica Distribuida

Utilidad – alta

¿Te has preguntado si es mejor hacer tu estudio en grandes sesiones o dividirlo durante un período de tiempo más cortos?

Esta investigación ha encontrado que el nivel óptimo de distribución de las sesiones de aprendizaje debería ser del 10-20% del total de tiempo que necesita algo para ser recordado.

Así que, si quieres recordar algo durante un año, lo debes estudiar por lo menos cada mes. Si quieres recordarlo durante cinco años, el espacio de tu aprendizaje debería ser cada seis a doce meses. Del mismo modo, si quieres recordar algo durante una semana, deberías espaciar tu aprendizaje entre 12-24 horas de diferencia.

Sin embargo, existe una anotación muy importante – ¿alguna vez has notado que la cantidad de tiempo dedicado al estudio aumenta masivamente antes de un examen?

La mayoría de los estudiantes caen en la costumbre de “dejar todo para última hora”; todos somos culpables de aglomerar el conocimiento justo antes de un examen, pero las pruebas coinciden en que esta es la peor manera de estudiar, sobre todo cuando se trata de recordar a largo plazo.

Lo que no está claro es si aglomerar es tan popular porque los estudiantes no entienden los beneficios de la práctica distribuida o si en el fondo son las pruebas prácticas las culpables. Probablemente es una combinación de ambas.

Una cosa es segura, si te tomas tu propio tiempo de aprendizaje de forma adecuada, está prácticamente garantizado que notarás la mejoría.

 

10) Práctica Intercalada

Utilidad – satisfactoria

Por último, quiero hablarte de cómo estudiar temarios largos.

¿Es mejor estudiar de forma intercalada y esporádica o en bloque?

A diferencia de los otros métodos mencionados anteriormente, hay muchas menos evidencias sobre la efectividad de esta técnica. Sin embargo, hay dos aspectos en los que su beneficio resulta indudable. Es muy útil para el aprendizaje motor (aprendizaje que implica el movimiento físico) y las tareas cognitivas (como problemas de matemáticas)- donde se han reportado beneficios de hasta un 43%.

También parece indicar que, al igual en que la práctica distribuida, beneficia la retención a largo plazo:

«La precisión durante la práctica fue mayor durante los ensayos en bloques pero la precisión un día más tarde fue mucho más alta para los estudiantes que habían recibido los problemas intercalados.»

 

¿Qué te ha parecido el análisis de todas estas diferentes técnicas de estudio? Seguro que te ha dado mucho que pensar y, sobre todo, te ha mostrado que la mayoría de técnicas que se enseñan y empleamos no son las más efectivas.

Entonces, ¿por qué utilizamos las técnicas equivocadas?

Todos somos capaces de aprender y de hacerlo de una mejor manera.

Cada persona es diferente y seguro que tu forma de aprender no es igual a la de tu compañero, pero hay ciertos patrones que indican que algunas técnicas son claramente más efectivas que otras.

Esta es mi sugerencia: ¿por qué no tomarte un momento antes de empezar para testear algunas de las técnicas mientras que estás leyendo? Puedes probar a tomar algunas notas y acompañarlas de la pregunta “por qué”, o marcarte un plan de estudio a largo plazo que incluya relecturas.

¿Te comprometes a probarlo? Te garantizo que notarás el cambio en poco tiempo.

Y quiero recordarte que tu velocidad de lectura también importa.

Si además de mejorar a aprender también aprendes a leer más rápido y con una mejor comprensión… ¡Ganas el doble!

Piénsalo. La mayor parte de nuestro aprendizaje se obtiene a través de la lectura. Si aumentas tu velocidad de lectura sin perder comprensión, podrás leer y aprender más en menos tiempo. Ganarás una ventaja notable.

Por eso te invito a que descubras hoy mismo si eres un lector sobresaliente o sólo notable, además de medir tu capacidad de comprensión. Ese es el primer paso para mejorar.

Cuéntame en los comentarios cuál es tu técnica preferida de estudio y si te funciona.

¿Qué te parece el artículo?
[Total:0    Promedio:0/5]