Es San Valentín y quiero compartir contigo un pequeño secreto que seguramente cambiará tu forma de ver el amor.

¿Imaginas no poder hablar el mismo idioma que tu pareja? ¿Cómo sería la comunicación? ¿Seguirías queriendo con la misma intensidad a pesar de esa barrera?

Todos sabemos que hablar el mismo idioma facilita las cosas muchísimo, sobre todo si viajas al extranjero. Pero a veces, incluso hablando el mismo idioma nosotros mismos nos confundimos, nos equivocamos o entendemos las cosas mal.

Si eso ocurre en el día a día de forma normal, ¿imaginas cómo podría repercutir en tu relación si ni siquiera hablases el mismo idioma?

Lo que muchos ignoran es que, igual que hay idiomas como el Español, el Inglés, el Alemán… El amor también tiene diferentes idiomas, y muy rara vez hablamos el mismo.

Haz este pequeño ejercicio de reflexión conmigo:

Cuando estás enfadado o molesto con tu pareja, ¿qué te reconforta más? ¿Un abrazo, un regalo o una disculpa? Y cuando estás muy feliz por un logro, ¿prefieres salir a cenar juntos para celebrarlo o que te escriba una felicitación personalizada? Cuando recuerdas un momento feliz con él o ella, en el que realmente te sentiste querido, ¿qué aparece en tu imaginación?

Cada persona es diferente y, aunque tendemos a pensar que lo que nos hace felices a nosotros también hace felices a los demás, no siempre es así. Una palabras de apoyo seguro que siempre son bien recibidas, igual que un regalo, pero quizá no sean exactamente lo que tu pareja necesita.

¿Por qué un ramo de rosas no pude solucionarlo la tensión en casa? ¿O por qué si he dado una disculpa sincera no se le pasa el enfado? ¿En qué me he equivocado?

Probablemente el error sea que tu lenguaje del amor es diferente al de tu pareja, y aunque tu intención sea buena y sincera, el mensaje no ha llegado de la forma adecuada. Es como si le pides disculpas en Chino; seguramente entienda lo que quieres decir, pero el efecto no es el mismo. Parte del mensaje queda perdido.

Gary Chapman lleva décadas estudiando la manera que tenemos de comunicarnos y, en específico, de expresar amor, llegando a la conclusión de que existen cinco tipos principales de amor.

¿Te animas a descubrir el tuyo y el de tu pareja?

 

1. Palabras de afirmación

¿A quién no le agradan unas palabras amables? El lenguaje verbal es uno de nuestras principales formas de comunicación y este tipo de amor se caracteriza por la necesidad de las palabras. No se trata sólo de decir ‘te quiero’ sino de expresar ese amor y admiración a través de frases y halagos.

Prueba a ser más verbal, a dejarle mensajes escritos con frases o citas que le gusten o que hablen de tus sentimientos, o sencillamente a hablar más a menudo con tu pareja. De esta forma se sienten más conectados y queridos.

 

2. Tiempo de calidad

A todos nos gusta pasar tiempo en pareja, pero para quien esta clase de amor es la principal, realmente necesita que sea importante. No importa si son unas horas, pero tiene que ser tiempo en el que haya una conexión y se preste atención. Esto quiere decir no estar distraído viendo la tele o mirando el teléfono.

Puede ser una cena, por ejemplo, o alguna actividad que guste a ambos desde pasear hasta una escapada romántica de fin de semana.

 

3. Regalos

En las películas sale mucho el estereotipo de que a las mujeres se les pasa todo con un regalo bonito. Si bien sigue siendo un estereotipo, sí que es cierto que para algunas personas, la forma de sentirse amados es a través de obsequios, ya que valoran el detalle de que su pareja dedique tiempo, dinero y esfuerzo en encontrar algo que les guste.

Es importante no confundir esto con el materialismo, ya que el regalo puede ser algo tan sencillo como una tarjeta hecha a mano o un ramillete de flores silvestres recogidas en el campo.

 

4. Actos de servicio

Aunque el nombre no es del todo claro, se refiere sencillamente a hacer cosas por la otra persona. El dicho “una acción vale más que mil palabras” ilustra muy bien este tipo de amor, donde la persona se siente realmente querida cuando la pareja hace ese tipo de gestos cotidianos sin esperar nada a cambio. Por ejemplo, ayudar en las tareas conjuntas, ofrecerse a hacer algo por el otro, salir a hacer recados o sencillamente ofrecerse a hacer un masaje.

Estas personas valoran realmente lo que se hace por ellos, y de esta forma se sientes atendidas y amadas.

 

5. Contacto físico

Desde luego, a todos nos gusta que nos abracen, pero para esta clase de amor es fundamental. No hay nada más reconfortante que un abrazo, una caricia o un beso. Por eso para algunas personas un abrazo es la mayor muestra de afecto posible, ya no necesariamente en la pareja sino en general.

Si bien el sexo es algo en lo que la mayoría piensa cuando se habla de contacto físico, no es lo único y en muchas veces ni siquiera lo más relevante. Hay muchas otras cosas en el día a día, como dar un beso al despertarse o un abrazo al llegar a casa después de trabajar, que cuentan más a la larga. Pasear de la mano o acurrucarse en el sofá mientras veis vuestro show favorito pueden ser formas igualmente válidas.

 

Y estos son los cinco tipos que propone Gary Chapman en su libro, Los 5 Lenguajes del Amor.

Como imaginarás, conocer el tipo de amor que tú hablas y también el de tu pareja, puede ayudarte enormemente a saber cómo reconfortar al otro y, sobre todo, cómo hacerle sentir querido. En su libro están descritos con mucho más detalle, además de aportar consejos particulares para cada tipo.

También hay que comentar que todos hablamos aunque sea un poquito de todos los lenguajes. ¿A quién no le gusta un regalo de vez en cuando, o pasar un rato estupendo con su pareja? Puede que no sean tu lenguaje principal, pero seguro que complementa.

Además, hace una puntualización muy interesante.

Aunque hables el mismo idioma que otra persona, siempre va a haber diferencias. Por ejemplo, el Español que se habla en el norte de España no es el mismo que se habla en el sur, ¡y ya no mencionemos las diferencias con el Español al otro lado del océano! A veces parece que hablamos un idioma diferente, y eso está bien.

Es algo a tener en cuenta y que espero que te ayude a comprender el amor de una forma diferente.

Por eso, hoy, en San Valentín, mi reto es que te sientes con tu pareja, tu marido o tu mujer, o esa persona que amas, y tratéis de descubrir cuáles son vuestros lenguajes primarios. Para ello te recomiendo el libro Los 5 Lenguajes del Amor, que lo explica de forma muy sencilla y con multitud de ejemplos.

Es muy fácil y entretenido de leer, además de ser breve e ir al grano. Pero si además lo abordas con técnicas de lectura rápida, podrías leerlo en un par de horas sin problemas y así poner todos los consejos en práctica de inmediato. Es más, podrías leer este libro y quizá algunos títulos adicionales que te ayuden a mejorar tu relación y para darle el cariño que se merece a tu pareja. ¡Y ella a ti!

Para ello, quiero ponértelo súper fácil y darte mi Guía Definitiva de Lectura Rápida. Con unos ejercicios realmente sencillos, incrementarás tu lectura en nada de tiempo. Así podrás leer estos títulos y muchos otros a una velocidad increíble.

¡Espero que tengas un feliz San Valentín lleno de amor y sorpresas! Y comparte en los comentarios cuál crees que es tu tipo de amor.

¿Qué te parece el artículo?
[Total:0    Promedio:0/5]