Pomodoro es italiano y significa tomate. Es una sencilla y poderosa técnica de productividad, si es utilizada de manera correcta. La técnica Pomodoro fue inventada en los años 80 por Francesco Cirillo; quien, como te imaginarás es italiano.

Seguro que también te pasa que a veces te sientas a leer, trabajar o estudiar y simplemente no eres capaz de avanzar. Te distraes con cualquier cosa y a veces incluso parece que nos buscamos estas distracciones.

La técnica Pomodoro asume que, para estar concentrados, necesitamos varios periodos de descanso.

La técnica es muy sencilla:

Dividimos nuestro tiempo en fracciones de 25 minutos, llamadas Pomodoros, o más correcto en italiano Pomodori. Cada vez que finaliza uno de estos intervalos, hacemos cinco minutos de descanso. Superado el cuarto pomodoro, alargamos el descanso a diez minutos más.

Para medir los intervalos, inicialmente, Francisco Cirillo utilizó una alarma de cocina en forma de tomate; de ahí el nombre Pomodoro.

Si quieres probar esta técnica, puedes utilizar esta simple aplicación web para cronometrar tus Pomodoros.

Pero también puedes utilizar cualquier otro temporizador o alarma.

Concretamente, los pasos para implementar la técnica del Pomodoro son:

  1. Hacer una lista de cosas que hacer en el día
  2. Ordenar esta lista por prioridades
  3. Comenzar en la primera tarea
  4. Arrancar el temporizador del Pomodoro y concentrar 100% en la ejecución de la tarea. Evitar todo tipo de distracciones.
  5. Trabajar en la tarea hasta que termine el Pomodoro. Marcar el pomodoro en una lista con X.
  6. Tomar un descanso de 5 Minutos (pausa corta)
  7. Cada cuatro Pomodoros, tomar un descanso largo (10 minutos).

Los pasos son muy sencillos, pero hay psicología detrás:

Primero, nos cuesta realmente concentrarnos durante periodos largos de tiempo. Esto se soluciona limitando los periodos de concentración a 25 minutos. Cuando el temporizador suena, realmente hay que dejar la tarea y hacer el descanso. No vale hacer trampas.

El breve descanso recarga las pilas, y marcar el Pomodoro como terminado nos da una sensación de logro.

Otro concepto esencial es evitar todo tipo de distracciones durante los Pomodori. Si no tienes que trabajar online, desconecta tu conexión internet (una buena aplicación para esto: https://macfreedom.com). De lo contrario quita los avisos de nuevos mensajes de correo eléctronico y de chat. Pon el móvil en silencio. No hay nada tan urgente que no pueda esperar 25 minutos. Hay que seguir esta regla de “no distracción” con disciplina de hierro.

Si te cuesta entrar en concentración, podrías utilizar música científica para calmar las ondas de tu cerebro. Para que sea más eficaz, usa cascos estéreo.

Si algunas de tus tareas diarias involucran lectura, echa un vistazo a nuestro programa de lectura y comprensión rápida para hacer tus Pomodoros todavía más eficientes.

También te dejo el enlace a la página de Francesco Cirillo, donde encuentras más información sobre el método (en inglés).

Espero que te animes a probar esta técnica. Es una de las más sencillas y más eficientes técnicas de productividad que conozco.

¿Ya conocías la técnica del Pomodoro? ¿Qué te parece? Cuéntamelo en los comentarios abajo.

¡Gracias por seguir aquí conmigo y que tengas un día excelente!

Felipe Bernal Montes

Creador de la plataforma Lectura Ágil