Se supone que, con el mero hecho de escuchar sus majestuosas sinfonías, las neuronas se reconectan en nuestro cerebro; las sinapsis se entrelazan en formas que nunca antes lo habían hecho; y nuestra mente, de repente, es capaz de realizar hazañas intelectuales que nunca imaginó posible.

Por desgracia, esto no es del todo cierto…

La música puede, cuando se usa de forma selectiva, ayudar a un lector a mejorar el enfoque, la concentración y la comprensión.

Si escuchamos música clásica o jazz, en un volumen lo suficientemente bajo como para no convertirse en una distracción, nuestro cerebro entra en un estado de ánimo inspirado. Por tanto, escuchar música mientras trabajas o estudias, es algo positivo.

El efecto de Mozart, que he mencionado anteriormente, se ha atribuido, principalmente, a un efecto placebo. Escuchar música clásica, sobre todo quienes no la escuchan regularmente, hace que se sientan un poco más relajados y sofisticados, lo que provoca una actitud genuinamente más productiva. Sin embargo, si te encuentras distraído o rockeando, no ayudas, positivamente, a tu cerebro en la tarea de leer.

Muchas veces, con unos pocos estímulos auditivos, podemos desbloquearnos y avanzar con ese material de lectura tedioso, pues la música funciona como apoyo psicológico. Por esta razón, la música puede ayudarte a superar una sesión de lectura larga o difícil.

Poner música mientras se lee es especialmente útil si se contrarresta la somnolencia o la fatiga. Dos de las causas más habituales que conducen a la pérdida de atención y de concentración, y en consecuencia, que provocan la relectura.

Otro de los beneficios de tener música mientras se lee es que puede interferir ligeramente con la tendencia natural a la subvocalización, es decir, a repetir las palabras que leemos con nuestra voz mental. A un volumen adecuado, la música llenará la cabeza y amortiguará la tendencia natural a repetir todas las palabras que te encuentras en una lectura.

Tener música, junto a la utilización de la técnica del marcador y otras técnicas de Lectura Ágil, reducirá en gran medida la subvocalización y puede ayudarte a leer más rápido con un mejor enfoque y concentración.

Muchas veces me han hecho la pregunta de si recomiendo escuchar música durante la lectura, y hasta aquí la respuesta que siempre he dado.

La música Binaural

La música binaural. Este es un tipo de música científica que influye de manera directa la frecuencia de las ondas en nuestro cerebro. Lo que hace es aumentar nuestra concentración hasta un 400%. De manera automática y sin esfuerzo.

Si estamos más concentrados nos distraemos menos durante la lectura y con esto solucionamos la principal causa de los problemas de comprensión lectora.

Hoy en día en Youtube, podemos encontrar miles de pistas de músicas y sonidos binaurales.

Pruébalo y déjame un comentario para saber cómo te ha ido y qué te parece.

Un abrazo,

Felipe



~ A los lectores también les ha interesado~ Cómo ser más productivo con la técnica Pomodoro
~ Y también se han interesado por aprender a estudiar mejor ~ 10 técnicas de estudio probadas

¿Qué te parece el artículo?
¡Muchas gracias por tu voto!