Es curioso pero los estudios han demostrado que las personas que trabajan la auto-disciplina, son más saludables y felices.

¿Podríamos asociar la autodisciplina con ser más feliz?

Se dice que el camino del éxito está lleno de baches, piedras y todo tipo de obstáculos que pueden llegar a parar nuestro desarrollo. Muchos, al ver tantos desafíos y complicaciones suelen abandonar la lucha evidenciando un detalle que les hace falta: autodisciplina.

Y es precisamente sobre la autodisciplina de lo que te hablaremos a continuación ya que  este, es un factor que determina quién alcanza y quién no, esos anhelados objetivos.

Te echaré un cable para que definas qué es la autodisciplina, cómo la puedes construir mediante trabajo e inteligencia, y te daré pautas que te ayudarán a mejorarla.

¿Qué es la autodisciplina? ¿Disciplina militar?

Si bien la definición de “disciplina” no es para nada alentadora, casi se podría decir que la tenemos en el subconsciente como un atributo militar: “Un conjunto de reglas para mantener el orden y la subordinación”. La autodisciplina resulta ser mucho más poderosa y sobre todo más flexible, sin la rigidez que la definición anterior puede hacernos sentir.

De acuerdo con expertos en liderazgo y desarrollo personal, la autodisciplina, son los compromisos y promesas que nos hacemos a nosotros mismos para llegar del punto A al punto B o cumplir ciertos objetivos. Lógicamente dichos compromisos llevan ciertas reglas implícitas, lo que le da el carácter de “disciplina militar”.

Sin embargo, la autodisciplina se adapta a las necesidades, características, gustos y hasta a los sentimientos de cada persona permitiéndote poner reglas y compromisos que realmente te gusten, o con los que te identifiques.

Por otro lado, uno de los puntos en contra de la disciplina puede ser que sí o sí te tienes que levantar temprano. En cambio, en la autodisciplina puedes mantener el compromiso de levantarte temprano, aunque con pequeñas variaciones dependiendo de ciertos factores. Mientras no rompas las reglas, es posible hacerle ligeros cambios.

¿Cómo construir la autodisciplina?

Llegar a este estado del “Nirvana” de la motivación y compromiso personal es más sencillo de lo que crees. Para que sea más fácil entenderlo, te lo explicaremos usando como “peculiar” inspiración los consejos que Terry Crews, el famoso actor de ¿Dónde están las rubias?…

1.      Adiós tentaciones

Las tentaciones son enemigas de la autodisciplina pues nos vuelven endebles a romper nuestros compromisos. No se trata de rechazar las tentaciones, se trata de saber entenderlas y evitarlas pues si las afrontas perderás, lo mejor es prepararte antes para rodearlas y seguir tu camino.

2.      Cabeza fría, pensamiento analítico

Ser impulsivo es una causa muy común de fallo cuando quieres ser autodisciplinado. Identificar los momentos en los que puedes perder el control (enfado, hambre, soledad y cansancio), así como desarrollar estrategias de conciencia, pensamiento analítico, templanza y toma de decisiones te ayudarán a dejar fuera tu lado impulsivo.

3.      No va a ser placentero

El mismo Terry Crews lo ha expresado muchas veces, cambiarte a ti mismo y construir autodisciplina puede ser doloroso. No esperes que se sienta divertido, de hecho será muy difícil, aunque cuando los resultados lleguen, la satisfacción será monumental. 😉

4.      Premios y descansos

No todo es trabajo, hasta los militares y deportistas más duros suelen tener merecidos descansos. No seas tan exigente, date un día de relax, o por ejemplo, o recompénsate con algo que te haga feliz, como un postre. Eso sí, no te recompenses con lo que estás tratando de cambiar, por ejemplo, con un cigarrillo o una cerveza.

5.      Fallar es de humanos

Con esto no quiero justificar dejar el camino de la autodisciplina. Más bien nos me refiero al hecho de que si llegas a fallar, por ejemplo, en algún objetivo o cayendo en una tentación, debes saber perdonarte y seguir.

6.      Escribe tus motivos

Escribir, externaliza y afianza tus motivos. Los recuerdas mucho mejor y si estos tienen que ver o se alimentan de tus valores personales, se cargaran de responsabilidad por tu parte lo que te dará más fuerza para cumplir.

Y ahora, dicho esto…

¿Cómo mejorar la autodisciplina?

La autodisciplina no es algo que aparece de la noche a la mañana. Para implementar autodisciplina en tu vida debes desarrollarla poco a poco mediante trabajo duro.

Una de las formas más efectivas de mejorar la autodisciplina es poniéndote metas pequeñas que sean fáciles de cumplir y te ayuden a formar un hábito. Por ejemplo, si tu objetivo es empezar alguna actividad física y saludable, una meta pequeña puede ser correr 15 minutos o hacer 10 flexiones y 10 sentadillas a la vez que evitas la mitad del tabaco que fumas, o la mitad del alcohol que bebes diariamente.

Estas metas pequeñas pueden ir acompañadas de pequeñas motivaciones, por ejemplo, si haces ejercicio 5 días seguidos, el número 6 y 7 puedes descansar. El objetivo es ir subiendo de intensidad en las metas poco a poco de modo que la mejora de la autodisciplina sea de forma progresiva y efectiva.

Seguir cada uno de los ejemplos y pasos que te he mencionado aquí te ayudará a que la autodisciplina se vuelva parte de tu vida. Así será mucho más probable que alcances esos objetivos (alineados siempre con tus valores) que de una u otra forma no podrías conseguir o que en el pasado parecieran inalcanzables.

¿Y a ti, cuánto te cuesta mantener la autodisciplina? ¿La tienes en tu vida de forma habitual? o ¿te cuesta horrores ponerte en marcha cuando te propones algo?

 

Un abrazo 😉



~ A los lectores también les ha interesado~ Cómo ser más productivo con la técnica Pomodoro
~ Y también se han interesado por aprender a estudiar mejor ~ 10 técnicas de estudio probadas

¿Qué te parece el artículo?
¡Muchas gracias por tu voto!