Es sabido que la tecnología llegó para cambiarlo todo, basta con preguntarle a tu abuelo si hoy en día se comunica, cocina, aprende o se desplaza igual que hace unos 20 o 30 años.

Tal ha sido el nivel de estos cambios que incluso la forma en la que leemos y aprendemos se ha visto modificada en la era digital. Es por ello que hoy te contaremos cómo es que los cambios en los hábitos de lectura, del papel a la pantalla, están cambiando a nuestro cerebro y la forma en la que aprendemos.

¿Cómo afecta la era digital a la evolución humana?

Para comenzar a hablar sobre cómo el cerebro se ha visto afectado por la llegada de la tecnología, en cuanto a la lectura y aprendizaje se refiere, primero hay que considerar una cosa ¿cómo ha sido este cambio?

Y es que pasamos de tener un libro con hojas de papel en la mano a un Ebook, libro electrónico el cual podemos leer desde cualquier dispositivo móvil. Esto gracias a la llegada de los procesadores de texto, de internet y, sobre todo, la información masiva disponible para su consulta en un clic.

De esta forma, los libros pasaron de producirse en imprentas a escribirse en Word, guardarse en PDF y subirse a la nube. Esto corresponde a varias necesidades; por ejemplo: generar más utilidad (es más versátil y barato crear un Ebook), se democratiza la escritura, así como el ecologismo (reducción en el consumo de papel), aunque esto personalmente lo pongo en duda.

Hoy en día podemos comprar un Ebook por un precio incluso 90% menor que un libro impreso. Todo esto, junto con la gran cantidad de opciones disponibles (tanto gratis como de pago), han hecho que cada vez más personas migren hacia esta plataforma para comenzar a leer.

Ahora veamos cómo estamos percibiendo estos cambios a través de investigaciones recientes.

La pérdida de atención, en la lectura y la comprensión

Adolescente perdiendo el tiempo

Uno de los efectos más llamativos de la llegada de la lectura digital para reemplazar a los libros impresos es la forma en la que nuestro cerebro está perdiendo tanto capacidad de atención como retención, lectura y comprensión. La forma en la que se descubrió esto fue curioso.

Según Maryanne Wolf, una investigadora en neurología de la Universidad de Los Ángeles, este fenómeno surgió cuando se dio cuenta que ya no podía leer de la misma manera su novela favorita. Esto debido a que no podía mantener la atención perdiendo el hilo de la trama fácilmente.

Esto la llevó a preguntarse qué era lo que estaba pasando, y para responder esa pregunta realizó una investigación la cual dio como resultado un libro: “Lector, vuelve a casa”. En dicho libro se presentan algunas conclusiones en las cuales se muestra que la era digital está cambiando algunas funciones en nuestro cerebro.

De acuerdo con Wolf, la culpa es del internet y de las pantallas pues la llegada de estas nuevas herramientas ha afectado nuestra habilidad conocida como “paciencia cognitiva”, es decir, el poder de la capacidad de concentrarnos en tareas más complejas por mucho más tiempo.

Un arma de doble filo: el multitasking

Con la llegada del multitasking, o multi tareas, hoy en día podemos hacer muchas cosas de forma simultánea. Muestra de ello, por ejemplo, es el hecho de que puedo escribir estas líneas mientras escucho un documental y miro los datos de la bolsa.

Si bien esto supone la capacidad de resolver en menos tiempo todo tipo de tareas, en realidad algunos estudios están demostrando que ser multitask también tiene un efecto adverso. Y es que al prestar atención a más cosas a la vez pierdes el foco de lo que realmente estás haciendo. Creando así un trabajo de menor calidad. Pero eso no es lo peor. Cabe valorar que nuestro crecimiento intelectual también se mermado por la falta de decisión en el foco.

Para entenderlo pongamos un ejemplo: Imagina que estás leyendo un largo documento legal o una novela compleja y de repente, ya no puedes seguir más o empiezas a divagar tu atención, te entra el deseo revisar el smartphone y ver las historias de Instagram, encender el televisor,  poner una serie o preparar la cena. Todas estas son recompensas inmediatas que aburriran menos al cerebro que continuar con una novela que, en el corto espacio de tiempo, no te va a estimular más que el feed de Instagram.

En definitiva, este es el efecto del multitasking pues hoy en día es difícil mantener nuestra completa atención en una sola tarea, sabiendo que tenemos literalmente miles de fuentes de información. Este es el efecto más claro de leer en la era digital, sobre todo si lo haces en un teléfono móvil, por ejemplo, pues es más probable que hagas más cosas mientras lees.

Menos paciencia y menos tiempo

Rana sin paciencia

La llegada del mundo digital ha hecho que ahora podamos hacer una gran cantidad de cosas en menos tiempo. Lamentablemente esto ha hecho que cada vez seamos más impacientes, dicha impaciencia también ha llegado al mundo de la lectura, como presentamos en un inicio de la mano de la doctora Wolf.

Con herramientas como los audiolibros, o la posibilidad de acceder a resúmenes en cuestión de minutos, preferimos sintetizar en pos de cultivarnos y reflexionar conclusiones propias. Esto lo podemos ver con los estudiantes quienes en lugar de leer un libro buscan el resumen. Nuevamente, a consecuencia de la era digital.

El impacto en la masa cerebral

Si bien esta investigación realizada por parte de la Organización Mundial de la Salud fue realizada en niños, las conclusiones pueden darnos una idea de qué va este punto. Y es que, de acuerdo con la OMS, el uso de gadgets y pantallas digitales tiene un impacto en la masa cerebral de los niños.

El uso frecuente de uno o varios gadgets digitales en lugar de un juguete manual, hace que el desarrollo de la masa responsable de tareas como el lenguaje, las habilidades cognitivas e incluso las psicomotrices se vea afectada. En el caso de los adultos, el impacto estaría en las conexiones neuronales responsables de la concentración y la llamada “paciencia cognitiva”.

Pero…no todo está perdido

Para muchos la llegada de la era digital podría ser el final de los libros convencionales, y el principio de la decadencia cognitiva e intelectual de las personas.

Afortunadamente esto tiene por qué ser así, pues la llegada de la era digital también ha traído consigo un aumento en la cantidad de información que leemos. Solo basta con ver que el estadounidense promedio ahora lee 34 gigas de información al año.

Esto hace ver que la llegada de los dispositivos ha hecho más accesible la lectura por lo que los pros podrían neutralizar a los contras. Depende de cada uno ser consciente de la situación, entender qué sí y qué no es positivo para nuestro desarrollo y actuar en consecuencia.

¿Qué opinas tú? ¿estás notando los efectos de la sobre información? ¿te gusta este tipo de progreso o estamos retrocediendo?
Espero leerte en los comentarios ya que me interesa mucho tu opinión al respecto.

Te mando un abrazo virtual, y hasta la próxima 😉



~ A los lectores también les ha interesado~ Cómo ser más productivo con la técnica Pomodoro
~ Y también se han interesado por aprender a estudiar mejor ~ 10 técnicas de estudio probadas

¿Qué te parece el artículo?
¡Muchas gracias por tu voto!