¿Cuándo y cómo tomar notas de tu lectura? No tomes demasiadas…

24-03-2015

Alguna vez nos ha pasado que al leer un texto de cualquier tipo, pero especialmente a nivel educativo, deseamos retener toda la información y no dejar de lado ningún detalle. ¿Te ha sucedido que al terminar la lectura sientes una presión muy fuerte por tomar tantas notas como sea posible para que tu esfuerzo no quede en manos de un simple recuerdo…?

Pero… ¿Serán realmente importantes, útiles y necesarias todas esas notas?

En la universidad solía tomar muchas notas en clases para tenerlas disponibles a la hora de un examen final, pero cuando colocaba en marcha el estudio notaba que gran parte de ellas no tenían sentido, no eran suficientemente buenas, o simplemente no hacían referencia a nada sustancial. Mis apuntes parecían, en aquel entonces, una guía telefónica amarilla y esa tampoco era la idea.

Las notas son una parte integral del proceso de lectura y es natural que le ayuden a uno a recordar detalles que de otra manera no seríamos capaces de recordar en una fecha posterior. Aunque las notas pueden ser beneficiosas, el problema más común que desencadenan es tomar demasiadas.

Y es justo esto lo que no quiero que hagas, por eso comparto hoy mis recomendaciones para que empieces a tomar mejores notas, más ahora que deseas mejorar tu velocidad de lectura sin perder la comprensión.

Empecemos…

Una de las mejores maneras de tener una visión más amplia a la hora de tomar las notas correctamente es usar los mapas mentales (ver “3 Pasos para implementar mapas mentales en tu lectura”).

Los mapas mentales son una manera rápida, suelta, y fácil de desencadenar ideas principales de forma visual y actúan como un panorama superior que se puede ampliar detalladamente con formas más tradicionales de toma notas.

También es una gran manera de visualizar estructuras no lineales de información frente a material lineal o más estructurado (como los libros de texto). Una vez que los mapas mentales se aprenden, son totalmente recomendables para todo tipo de material de lectura. Incluso resultan muy útiles en el momento de asentar las bases para un proyecto.

Además de los mapas mentales, puedes tomar tus notas con la técnica de la página dividida que también funciona muy bien. Esta técnica consiste en ir anotando los conceptos claves del lado izquierdo de una página, y los secundarios en el lado derecho. Así podrás organizar y clasificar tus notas para ahorrar tiempo cuando desees retomarlas o estudiarlas.

Saber cuando tomar notas es igualmente importante. Se recomienda:

  1. Leer primero a través de toda una sección (como 1.1, 1.2, etc.) y luego volver a tomar notas.
  2. Tomar una breve pausa y pensar en las ideas principales verdaderamente importantes, palabras clave y elementos que valen la pena destacar. A veces, después de un breve repaso, uno puede darse cuenta de que algunas cosas no eran en realidad información “destacable” como en un principio se pensó.
  3. Tomar la misma pausa después de leer cada sección actúa como un filtro, no sólo para ayudarte a decidir lo que es verdaderamente importante, sino que también ayuda a filtrar el cerebro y retener mejor la información.
  4. Ampliar este método: también se podría hacer una pequeña vista previa del material antes de ser leído para una mejor comprensión y formar una idea de dónde tomar las notas más eficientes, importantes y selectivas. Mediante la utilización de cualquiera (o todas) de estas estrategias de toma de notas, se alcanzará la máxima eficiencia y eficacia.

Te recomiendo hacer uso de aplicaciones para transcribir tus notas más importantes, tales como Evernote o Google keep que son gratuitos. Personalmente utilizo Evernote.

Tomar demasiadas notas durante la lectura es un error muy común. Pero además es uno grave porque de esta manera no sólo perdemos tiempo (¿El tiempo no es lo más valioso que tenemos en nuestra vida?), sino que además las notas son menos efectivas y recordaremos menos de lo que estamos procurando aprender.

Aparte de esto, existen 21 Errores muy comunes que cometen casi todos los lectores. He creado una guía gratuita que te muestra estos errores y cómo comenzar a corregirlos. Después de descargar la guía puedes ver un vídeo complementario donde te explico todo sobre cómo adquirir las habilidades de un lector ágil para leer y aprender más en menos tiempo, mientras mejoras tu comprensión, tu memoria y disfrutas más de la lectura.

Para ver si cometes alguno de estos errores, haz clic aquí para descargar la guía de “21 Errores de lectura que nunca debes cometer para leer más rápido con mejor comprensión”.

Déjame un comentario y dime: ¿Cuál es tu proceso de tomar notas de la lectura? ¿Te ha pasado alguna vez que has tomado demasiadas notas?

A Felipe Bernal se le conoce por haber desarrollado el curso Lectura Ágil con el software de entrenamiento Ágilector, un sistema simple y efectivo que permite a las personas mejorar su velocidad de lectura sin perder comprensión de lo que están leyendo.

Hoy en día el conocimiento es poder y Felipe está convencido que la habilidad de leer y comprender rápidamente es la ventaja competitiva que nos permite prosperar en este mundo de la información.

Su misión es enseñar lectura y comprensión rápida a 1.000.000 de personas en los próximos 10 años.

Felipe ha sido entrevistado en varios medios incluyendo Radio Nacional de España y Radio Caracol en Colombia y su curso forma parte del directorio de Sistemas no Propietarios del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en España.