¿Imaginas poder ponerte un casco y aprender de forma automática un nuevo idioma, conducir un coche o aprender el material de un examen? ¿Cuánto tiempo y esfuerzo te ahorraría eso?

Suena a película de ciencia ficción. Casi hasta cosa de magia.

Pero, ¿y si te dijese que no está tan lejos? ¿Te gustaría poder ser el nuevo Neo de Matrix y descargar conocimiento directamente en tu cerebro?

Pues tengo buenas noticias para ti.

Hace poco me topé con unos estudios publicados en Febrero de 2016, realizados en HRL Laboratories, California, donde creen haber dado con una forma de ‘implementar información’.

Sí, lees bien: el Dr. Matthew Philips y su equipo creen que es posible aprender nuevas habilidades en un periodo mucho más corto que ‘en la vida real’ usando nueva tecnología que están desarrollando.

Por supuesto, todavía les queda mucho trabajo, ¡pero este podría ser el primer paso para transformar nuestra forma de aprender al estilo Matrix!

Esto conllevaría grandes avances y todo lo que damos por sentado respecto a nuestra forma de aprender daría un giro de 180 grados.

Aunque así dicho puede parecerte algo terrorífico, no es algo tan descabellado. Están trabajando en un casco que manda pequeñas descargas eléctricas durante el proceso de aprendizaje para estimular ciertas áreas del cerebro relacionadas con el proceso.

Para que lo entiendas mejor, te traigo las declaraciones del Dr. Matthew Philips sobre sus avances para The Telegraph:

“Nuestro sistema es uno de los primeros de su clase. Es un sistema de estimulación cerebral.” explica el Dr. Matthew Philips. “Suena a algo de ciencia ficción, pero hay una gran base científica a la hora de desarrollar este sistema.”

“La tarea específica que estábamos analizando era pilotar un avión, que requiere una sinergia entre la parte cognitiva y motora del cuerpo. Cuando aprender algo, tu cerebro cambia físicamente. Se crean y fortalecen nuevas conexiones en un proceso llamado neuroplasticidad.”

El Dr. Matthews Philips y su equipo creen que esta estimulación eléctrica se podría implementar para ayudar a nuestra capacidad de aprendizaje, y explica que es un método que ya se utilizaba en la antiguedad, aunque de forma mucho más rudimentaria.

“De hecho, los antiguos egipcios hace 4000 años usaban peces eléctricos como la anguila para estimular y reducir el dolor.”

Por supuesto, sus técnicas están mucho más avanzadas y fundamentadas, pero su origen se remonta muchos años atrás. Además, se sabe desde hace varios años que nuestro cerebro cambia, no sólo al aprender sino también al crear nuevos hábitos como hacer ejercicio, meditar o leer.

El Dr. Matthew Philips reconoce que todavía queda mucho para que podamos llegar a la impresionante actuación de Neo en Matrix, pero que exista esa posibilidad ya facilita mucho el camino.

 

¿Qué hacer hasta que puedas descargar conocimiento de verdad?

 

Seguir leyendo.

¿Sabías que una persona promedio lee unas 100-200 palabras por minuto mientras que un lector ágil alcanza fácilmente las 1.000?

Si quieres saber cuál es la tuya, puedes hacer este sencillo test que encontrarás a continuación.

¿Cuál es tu nivel de lectura?

¿Eres un lector lento, promedio o rápido? Haz ahora nuestro test de lectura y comprensión para saberlo.

Pincha aquí para comenzar el test

La lectura rápida es la forma más eficiente de aprender que se conoce hoy en día, y ya la usaba el Presidente John F. Kennedy hace casi 100 años. Nuestras técnicas son las más fiables para mejorar tu aprendizaje.

Trabajar tu velocidad, memoria y comprensión es el método más rápido para mejorar tu aprendizaje, y por ende el resto de tu vida.

Por ello, lo mejor que puedes hacer es seguir entrenando para ser un lector ágil y alcanzar tu máximo potencial. Y para este propósito me gustaría que tuvieses (si no la tienes ya) nuestra Guía Definitiva de Lectura Rápida.

En ella encontrarás las bases para que puedas mejorar tus marcas personales y adquieras conocimiento más rápido ¡sin necesidad de casco en la cabeza!

Además, piensa que todo el conocimiento que el ser humano ha recabado está escrito, ya sea en papel como en el ordenador. Es nuestra fuente primaria de almacenamiento.

Y aunque este sistema se desarrollara antes, tampoco eliminaría la lectura ya que se basa en reforzar conexiones cerebrales mientras se aprende.

Cuéntame en los comentarios que te parece este descubrimiento. ¿Te parece un gran avance?



~ A los lectores también les ha interesado~ Cómo ser más productivo con la técnica Pomodoro
~ Y también se han interesado por aprender a estudiar mejor ~ 10 técnicas de estudio probadas

¿Qué te parece el artículo?
¡Muchas gracias por tu voto!