Algunos de los mayores triunfadores de nuestra era tienen algo en común: no es un alto CI ni tampoco una increíble racha de suerte, sino su apreciación por la lectura.

Los libros fueron su mayor inversión y la que más les ha aportado durante toda su vida.

De 2€ a 20€ billones

Dos adolescentes encontraron empleo en un supermercado en Omaha, Nebraska. El mayor de ellos, que provenía de una familia pobre devastada por la Gran Depresión, criaba y vendía hamsters a cambio de las monedas que sobraban del cambio. El más joven, nieto del dueño de la tienda, había estado posponiendo ir a la universidad para poder trabajar vendiendo chicles y botellas de Cocacola puerta por puerta.

En aquel entonces, cada uno de ellos conseguía alrededor de 2€ al día. Varias décadas más tarde, aparecerían en el ranking de ricos del mundo logrando un beneficio de 20€ billones gracias a su conglomerado, Berkshire Hathaway. ¿Quiénes eran estos chicos?

Nada más y nada menos que Charlie Munger y Warren Buffett.

¿Cómo se convirtieron en los inversores más exitosos que América ha visto jamás?

 

¿Cuál es tu nivel de lectura?

¿Eres un lector lento, promedio o rápido? Haz ahora nuestro test de lectura y comprensión para saberlo.

Pincha aquí para comenzar el test

Buffett pasa el 80% de su día leyendo

Nos adelantamos a 2007, donde un Charlie Munger de 84 años le reveló a una muchedumbre de estudiantes aspirantes a abogados el secreto de su éxito:

Veo constantemente toda clase de gente alzarse y no porque sean los más listos, y en ocasiones ni siquiera los más diligentes, sino porque son máquinas de aprender. Se van a la cama todos los días siendo un poco más sabios que cuando se levantaron esa misma mañana y eso sí que ayuda, especialmente si tienes una larga caminata delante de ti.

Supuestamente, en los principios de la carrera de Buffett como inversor, leía entre 600 y 1.000 páginas cada día. Hoy en día sigue dedicando el 80% de su tiempo a leer.

Su lección para el resto del mundo: no importa en qué punto estés en tu vida, sigue aprendiendo y triunfarás.

 

El club de libros billonarios

Buffett y Munger no son los únicos que le dan crédito a la lectura.

El emprendedor Elon Musk supuestamente aprendió a construir cohetes leyendo libros. Musk fue víctima del acoso escolar cuando era niño en Sudáfrica. Encontró paz y distracción en los libros de fantasía y ciencia ficción, que le inspiraron más tarde para dejarle un legado al mundo.

Bill Gates, el hombre más rico del mundo y también amante de los libros, lee alrededor de 50 libros al año, y todo libros de no-ficción. Aunque visita muchos lugares y conoce a toda clase de gente interesante, prefiere leer libros para adquirir nuevo conocimiento.

De manera similar, Mark Zuckerber invitó al mundo entero a unirse a su reto de leer un libro cada dos semanas en 2015.

Así que, ¿cuáles son tus objetivos como lector?

 

¿Cometes estos errores al leer?

Descarga nuestra guía gratuita que te ayudará a descubrir y solucionar tus errores de lectura. Podrás leer y comprender más rápido para ser más productivo, aprender más y tener más tiempo libre.

Pincha aquí para descargar la guía

 

¿Quieres irte a dormir cada día siendo un poco más sabio?

A pesar de que todos sabemos que leer tiene un gran valor e impacto, a la mayoría de la gente le parece una lata y una pérdida de tiempo. ¿Por qué leer cuando puedes sentarte en tu sofá cómodamente y ver Juego de Tronos u otra serie?

¿Y si te dijera que puedes leer y obtener todos esos beneficios sin necesidad de dejar de lado otros de tus intereses?

¡Hoy puedes!

Con las técnicas de lectura ágil puedes duplicar e incluso triplicar tu velocidad de lectura, además de mejorar tu comprensión y concentración en el proceso.

Por eso, hoy quiero que tengas de forma totalmente gratuita mi Guía Definitiva de Lectura Rápida, con la que podrás aprender todas las bases para que te adentres en el mundo de la lectura ágil con buen paso.

De esta manera podrás leer mucho más rápido quedándote perfectamente con el contenido, leyendo libros e incluso noticias o artículos online en mucho menos tiempo. Podrías averiguar sobre ciencia espacial durante el desayuno, aprender sobre cómo invertir a la hora de la comida y leer un libro de desarrollo personal después de cenar.

¡Así podrás irte a la cama todos los días sabiendo mucho más!

No pospongas la mejor fuente de aprendizaje por más tiempo. Sal ahí fuera y lee más y mejor.