¿Cuántas veces has visto tu película favorita? ¿Y cuál es ese postre que podrías comer hasta el fin de los días? ¿Hay un sitio al que te encanta ir cuando estás contento?

Somos criaturas de hábitos y cuando algo nos gusta, tiende a gustarnos mucho.

En este caso vamos a emplear tus libros favoritos para ayudarte a mejorar, y quiero que aprendas a sacarle el máximo partido a esta actividad que seguro que ya haces de vez en cuando. Puede incluso que decidas aplicarla a otros libros que no pudiste saborear tanto.

Es una de las mejores maneras para afianzar las técnicas de lectura rápida que seguro que ya estás aplicando. Las razones son muy sencillas pero hay dos que quiero que te queden muy claras:

  • Ya estás familiarizado con el texto
  • Anticipas la lectura porque sabes lo que viene a continuación

Este combo te va a ayudar enormemente a progresar en tu avance, afianzando las técnicas que te resultan algo más complicadas. Así que… ¡Este es el momento de ponerte a practicar!

 

¿Cuál es tu nivel de lectura?

¿Eres un lector lento, promedio o rápido? Haz ahora nuestro test de lectura y comprensión para saberlo.

Pincha aquí para comenzar el test

 

Fijaciones

Al estar familiarizado con el texto ya tienes en tu memoria un esquema de cómo va a ir la historia. Esta es una oportunidad genial para que cojas un lápiz y empieces a trabajar esas fijaciones.

Empieza con tres o cuatro por línea, haciendo saltos con la punta del lápiz (o tu propio dedo si te es más fácil) en vez de deslizándolo por el texto. Tus ojos han de centrarse en ese punto, ampliando el campo visual que registran.

Es conveniente que practiques con un número de fijaciones con el que te sientas cómodo, pero también que vayas forzando poco a poco el número hasta reducirlo a dos o tres. Tómate tu tiempo, pero asegúrate de que vas progresando en el camino.

 

Subvocalización

Como ya sabrás, la subvocalización es esa voz interior que va repitiendo lo que leemos en nuestra mente. Aunque no se puede eliminar por completo, sí que se puede reducir considerablemente para que no sea un impedimento.

Para ello te recomiendo empezar contando en alto del 1 al 10 mientras lees.

Es un proceso desconcertante al principio porque tu mente quiere estar en ambos sitios a la vez, y seguramente tengas la sensación de que no te estás enterando de nada.

Trabajar esta técnica con un texto que ya conoces es la solución perfecta. Reduce el estrés y la frustración y te permite seguir avanzando poco a poco.

 

Evitar Relectura

De forma muy parecida a la técnica anterior tenemos la relectura. Quizá te resulte irónica esta parte pero es importante que sepas por qué.

La mayoría de los lectores pierden un 30% del tiempo releyendo párrafos donde su concentración no estaba al máximo. Sí, hablo de ese momento en el que terminas la página y te das cuenta de que llevas minutos paseando la mirada sin apenas enterarte de nada.

Lo cierto es que nuestro cerebro es mucho más inteligente y perceptivo de lo que parece, y aunque tú tengas la sensación de que no te enteras, en la mayoría de los casos eres capaz de rellenar los huecos gracias a la información que tu subconsciente retiene.

Evitar la relectura practicando con un texto familiar es ideal. Al saber lo que viene a continuación -aunque quizá no del todo- reduce esa urgencia de pasar la página hacia atrás y volver a leer.

 

Skimming y Scanning

¿Quién no se ha saltado varias páginas de un libro porque resultaban tremendamente aburridas? O porque ya lo habías leído antes y quieres llegar a una escena específica.

Las técnicas de skimming y scanning te permiten pasar la vista rápidamente por el texto, cogiendo solamente las palabras claves para saber de qué va sin profundizar en ello.

Son técnicas que se usan mucho en internet o cuando estás ojeando un libro o una revista, decidiendo si lo vas a comprar o no. Emplearlas con material que ya conoces te ayudará a refinar esta técnica tan útil que te puede ahorrar mucho tiempo de lecturas innecesarias.

 

Con los ejercicios que te he propuesto en cada apartado y la ayuda de un libro que te guste, vas a poder mejorar notablemente tu técnica en muy poco tiempo. Y para que veas tu progreso y notes la diferencia, te recomiendo que hagas nuestro test de lectura y comprensión. Así puedes ver cuánto eres capaz de leer ahora mismo (y si eres un lector promedio o excelente) y medir el avance tras practicar con tu libro favorito.

¡Cuéntame en los comentario cuál es la técnica que más dificultades te presenta y en la que vas a trabajar!

¿Qué te parece el artículo?
[Total:0    Promedio:0/5]