7 maneras de mejorar tu velocidad de lectura en el ordenador

13-01-2016
7 maneras de mejorar tu velocidad de lectura en el ordenador

Usar las manos como guía es una técnica fundamental que se usa y recomienda para una lectura rápida, como ya sabes (Ver aquí: técnica del marcador’).

Sin embargo, no es muy práctico cuando estás leyendo en un ordenador o en tu Smartphone, especialmente si tiene pantalla táctil.

Además de este, hay otros muchos factores que en general hacen que nuestro ritmo de lectura sea hasta un 20% más lento cuando estamos frente a una pantalla. Suena a mucho, ¿verdad?

No te preocupes, hoy te presento 7 maneras de seguir practicando la lectura rápida mientras estás frente a una pantalla sin perder tu ritmo habitual.

De esta manera, aunque tengas que cubrir una gran cantidad de material en tu ordenador, podrás hacerlo sin perder el tiempo.

 

1. Evita la fatiga visual

Leer en cualquier tipo de dispositivo electrónico tiene el riesgo de causar fatiga.

No hay nada más antinatural para nuestros ojos que mirar fijamente una superficie brillante durante horas. Algunos dispositivos ya han sido optimizados para mejorar este problema, sobre todo los eBooks.

Pero si estamos en un ordenador, hay algo muy sencillo que puedes hacer para prevenir la fatiga: ajusta el brillo de la pantalla y la iluminación de la habitación en la que estás para ayudar a tus ojos sin dañarlos.

De este modo evitarás que se cansen y podrás alcanzar un ritmo fluido y constante.

 

2. Usa el ratón como guía

Siempre hablo de las guías para llevar un ritmo de lectura continuo, como usar un lápiz.

Sin embargo, no resulta muy práctico que pongas los dedos sobre la pantalla del ordenador, ni tampoco sostener un objeto en posición vertical para seguir las líneas.

Como alternativa, puedes usar el cursor del ratón para marcarte el ritmo, aunque no seas experto y esto te presente dificultades. Empieza por bajarle la sensibilidad al ratón o touchpad en las opciones del mismo. Esto hará que su movimiento sea mucho más lento por lo que tendrás un mayor control.

Después, te presento dos opciones: La primera es seleccionar con el botón derecho e ir extendiendo el curso por la frase.

Esta se seleccionará y te será más fácil seguir la línea a la vez que marcas tu propio ritmo de lectura. Si esto te resulta muy complicado, la segunda opción es que instales CursorAttention.

Con esta aplicación podrás modificar fácilmente el color y el tamaño del cursor creando tu propia guía para poder seguir el texto con facilidad y sin perder la atención.

 

3. Edita el texto

Si estás leyendo una página cuyo formato resulta muy tedioso o inapropiado (e.j. tiene la letra muy pequeña, hay colores brillantes, está dividido en demasiadas columnas, etc.) siempre puedes copiar y pegar esto en un documento Word. Una vez ahí, puedes ajustar el tamaño a tu gusto para que sea más fácil, aunque el tamaño recomendado es 12 como norma general. Además, es muy recomendable que cambies la fuente del texto a Arial. Estudios recientes han demostrado que esta fuente es la más óptima para la lectura rápida por lo que te ayudará a mejorar tus habilidades.

Otra opción más simple que puedes implementar es añadir a tu navegador la extensión Clearly que automáticamente transformará el artículo para que sea mucho más fácil su lectura y no tengas distracciones.

Yo uso esto: Clearly para Chrome

 

4. No hagas “scroll

Quizá no te hayas dado cuenta, pero perdemos mucho tiempo haciendo scroll en las páginas para llegar a la información, sobre todo cuando estamos leyendo en páginas web más que en PDFs.

Lo más adecuado sería usar la opción pantalla completa una vez hayas trasladado el texto a Word para no tener que hacer tantos esfuerzos o usar la aplicación que he sugerido en el apartado anterior.

Eso ayuda a tus ojos a centrarse en lo importante y a no distraerse por los añadidos como fotos, anuncios, títulos, etc.

Presentación Visual Serial Rápida (RSVP en Inglés)

Este método de lectura se ha empezado a poner de moda recientemente. En él se presenta la información de forma que el texto aparece palabra por palabra en la pantalla a una velocidad que tú puedes elegir.

Las siguientes aplicaciones de lectura que voy a enseñarte usan este método que ha probado ser altamente eficiente.

De hecho, es uno de los métodos que usamos en nuestro curso Agilector para que dobles tu capacidad de lectura en tan solo 21 días.

Un estudio en la Universidad Carnegie Mellon descubrió que somos capaces de leer hasta 720 palabras por minuto usando el PVSR y la Universidad Estatal de Wichita afirmó que incrementa en un 82% la comprensión de palabras por minuto.

Esto se debe a que mantiene la atención en una palabra durante determinado tiempo evitando que nuestra vista altere el orden o divague hacia otras cosas.

 

5. Jetzt

Ya mencioné esta aplicación previamente (ver aquí: ‘5 aplicaciones gratuitas de lectura rápida’), pero hoy voy a hablar un poco más a fondo sobre ella y sus beneficios.

Para empezar, Jetzt utiliza el sistema PVSR y es una extensión de Chrome, de modo que puedes implementarla en tu navegador fácilmente. Una vez instalada, sólo tienes que seleccionar un texto con el cursor y activarla. Esto es algo bastante aproximado a lo que verás:

En el recuadro irán sucediéndose las palabras del texto de forma ordenada, marcando una letra en rojo para mantener la atención y practicar la visión periférica.

Puedes ajustar la velocidad y el tamaño, pausarlo, ir hacia adelante o hacia atrás, etc.

Todo ello se controla con el teclado y resulta muy útil si lo que quieres es ir aumentando poco a poco tu velocidad, ya que te permite ponerte retos a ti mismo.

 

6. Readline

Readline es otra extensión que puedes usar con facilidad y que, como Jetzt, te ayudará a leer grandes cantidades de texto en menos tiempo sin distracciones.

La mayor diferencia entre ambas es que con Readline, el recuadro de lectura se superpone al texto, dejando la página original en un segundo plano sin hacerla desaparecer, como puedes comprobar en el siguiente vídeo de muestra:

 

Los ajustes y opciones son muy similares, sin embargo, Readline hace pequeñas pausas después de comas y puntos, permite ajustar el tamaño y tipo de fuente, y la luminosidad.

 

7. AccelaReader

Esta aplicación funciona a través de su página web (http://accelareader.com/), de modo que es muy fácil de usar y evita tener que instalar más cosas en tu navegador.

Lo único que tienes que hacer es abrir la página en tu navegador, copiar el texto en el recuadro correspondiente y empezar.

Lo bueno de AccelaReader es que no sólo puedes escoger la velocidad, sino también el número de palabras que muestra al mismo tiempo. Con esta función lo que trabajas es la visión por bloques. Como en las anteriores, también puedes ajustar el tamaño, la fuente, etc.

Pero, además, puedes ajustarla para que omita directamente palabras sin significado (e.j. a, y, el, etc.) Esto te ayudará a centrarte en lo verdaderamente importante y eliminar aquello que no aporta a la comprensión general del texto.

Ahora puedes probar a combinar los consejos que te he ofrecido con alguna de las aplicaciones.

Todo en conjunto te ayudará a mantener un buen ritmo de lectura incluso frente al ordenador sin necesidad de que pierdas el tiempo.

Puedes empezar a practicar con nuestro test de lectura, que realizarás desde la pantalla de tu ordenador.

¿Cuál es tu nivel de lectura?

¿Eres un lector lento, promedio o rápido? Haz ahora nuestro test de lectura y comprensión para saberlo.

Pincha aquí para comenzar el test

A Felipe Bernal se le conoce por haber desarrollado el curso Lectura Ágil con el software de entrenamiento Ágilector, un sistema simple y efectivo que permite a las personas mejorar su velocidad de lectura sin perder comprensión de lo que están leyendo.

Hoy en día el conocimiento es poder y Felipe está convencido que la habilidad de leer y comprender rápidamente es la ventaja competitiva que nos permite prosperar en este mundo de la información.

Su misión es enseñar lectura y comprensión rápida a 1.000.000 de personas en los próximos 10 años.

Felipe ha sido entrevistado en varios medios incluyendo Radio Nacional de España y Radio Caracol en Colombia y su curso forma parte del directorio de Sistemas no Propietarios del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en España.