Las oposiciones representan uno de los principales mecanismos de selección de personal titulado para aspirar a un puesto público es España.

Sin embargo, obtener buenas notas en un examen público no es una tarea fácil. Aquellos que nunca han realizado un examen de este tipo pueden pensar que incluso es una cuestión de suerte, pero los candidatos expertos habrán pasado hasta años de estudio y preparación.

Hoy voy a dar unos consejos muy útiles, imprescindibles para la mayoría para estar preparado cuando decides enfrentar tu candidatura a uno de estos puestos para estado. ¿Listo? ¡Pues vamos a ello!

Analiza la información sobre la oferta de trabajo

Lo primero que debes considerar es si te ves haciendo el trabajo. Una vez que sepas para qué trabajos deseas postularte, infórmate sobre el programa de estudios y los requisitos que deben cumplir los candidatos.

Después de esto, es hora de decidir si deseas preparar el examen en un centro especializado o por tu cuenta.

Hay academias te brindan capacitación específica, pruebas y un equipo de maestros con amplia experiencia en este tipo de pruebas y exámenes. Si decides inscribirse en uno, asegúrate de que garanticen que el plan de estudios esté actualizado y que proporcionen material de estudio alternativo, como guías, exámenes, pruebas simuladas, etc.

¿Quieres estudiar por tu cuenta? pues toma nota de la mejor forma de prepararte para ello.

Conoce y aprende cuáles son tus mejores horarios

En este punto muchos expertos aseguran que empezar con las tareas difíciles por la mañana simplemente funciona mejor porque tu mente suele estar más fresca y resolutiva.

Sin embargo, por mi experiencia con alumnos no siempre es así. De hecho hay personas que se activan por la tarde o por la noche como periodo de más productividad.

Esto tiene que ver con el bagaje de hábitos intelectuales que cada uno tiene para si, haciendo que cada persona encuentre en una hora del día su mejor momento de foco. Te recomiendo que prestes atención a cuáles son estos momentos, y programes las tareas o los trabajos que más te cuestan para ese momento.

En los procesos de estudio de oposiciones solemos enfrentarnos a dos tipos de asimilación: 

  • Estudios de lectura teóricos o más intelectuales. (requiere más foco)
  • Práctica de ejercicios, tests o pruebas de velocidad de escritura a mano o mecanografiando. (puedes tener un fondo más distendido, con música etc…)

Encuentra tu momento perfecto para cada uno y aplícate con inteligencia.

Revisa y estudia la página web del ente gubernamental

La información que puedes encontrar en el sitio web de la organización te puede decir muchas cosas. Puede indicarte cuál es su objetivo y misión, los valores, la estructura organizacional, quiénes trabajan en ella… Así puedes asimilar el tono y las formalidades que mejor se adaptarán a tu aprobado con nota.

Por otro lado, también puede servirte para conocer más detalles sobre el cargo por el cuál concursarás, entre muchas otras cosas.

Busca información en el anuncio del puesto de trabajo 

En el anuncio del puesto de trabajo puedes hallar información valiosa sobre las habilidades, conocimientos y destrezas que la entidad busca en la persona que contratará.

Estos detalles te indicarán en gran medida cómo se desarrollarán las diferentes pruebas durante el proceso de selección. Con base a lo que se requiere del nuevo empleado, se realizan las preguntas de la entrevista, las pruebas de personalidad y los ejercicios psicológicos.

Prepara tu lugar de estudio

Para que una mente esté organizada, el entorno también debe estar organizado. Se ordenado, obtén una iluminación adecuada y materiales de estudio: bolígrafos, notas adhesivas, resaltadores, un diario y un tablero donde puedas colgar tu horario o frases de motivación.

Preparar tu lugar de trabajo

Trata que no te falte de nada en el momento en que te dispones a aprovechar al máximo tu tiempo.

Se realista con tus expectativas del plan de estudio

Márcate unos objetivos de estudio diario, semanal y mensual.

¿Hasta dónde quieres llegar este trimestre y como tienes que dividir las tareas para alcanzar dicho objetivo?

La práctica hará que sea cada vez más fácil para ti marcarte un plan alcanzable.

Crea un plan de estudio

Es muy importante que dediques un tiempo determinado a estudiar todo lo relacionado a la oposición, en lugar de hacerlo de forma aleatoria. Con un plan a seguir, te sentirás comprometido con la tarea y además, podrás ver el avance de la información que has asimilado.

Organiza tu tiempo de estudio porque no tiene sentido estudiar un día completo y luego no tocar un libro durante cinco días, y porque tu rendimiento disminuirá cuanto más tiempo pases estudiando sin descansar.

Por eso es mejor planificar sesiones de estudio cortas -45 minutos, por ejemplo- y descansar entre cada una de ellas. Recuerda la importancia de alejar y desconectar tus redes sociales, WhatsApp, la televisión y cualquier otra distracción durante todo el tiempo de estudio.

Por otro lado, con un cronograma de estudio a seguir es mucho más factible para ti prepararte para varias oposiciones en caso de requerirlo.

Comienza a estudiar el material

Obtén el programa de estudios, léelo, busca las palabras que no entiendes y reemplázalas por sinónimos. Prepara resúmenes que incluyan las ideas principales y haz diagramas porque, mientras los preparas, tu cerebro memoriza la información. Y subraya lo que es importante, porque esto te ayudará posteriormente a organizar mapas mentales y visualizar los datos.

Para realizar un examen público, todo lo que necesitas es pasar horas estudiando o preparando los exámenes físicos necesarios.

También necesitarás ciertas habilidades, como la perseverancia y la fuerza de voluntad porque es un proceso largo y habrá días en que no estés de humor. Cuando eso suceda, recuerda tu objetivo y tu <<por qué>> más profundo. Y para fortalecer tu resolución, puedes colocar mensajes de motivación que te inspiren en esos momentos.

Afianza la información

Repasar de forma periódicamente es fundamental si deseas trasladar información de tu memoria a corto plazo a tu memoria a largo plazo. Esto te ayudará a obtener un mejor desempeño en las oposiciones.

Estudiar Oposiciones, afianza la información

El intervalo de repaso óptimo depende de cuánto tiempo deseas retener la información.

Hay un hábito muy interesante y saludable para después de cada sesión de estudio, y es que está demostrado que si después de estudiar te vas a dar un paseo por la naturaleza o te pones hacer deporte, todo lo estudiado se afianza de manera significativa.

Es decir, en vez de acabar tu sesión de estudio y distraerte rápidamente con tu smartphone, lo suyo es que lo mantengas apagado y te vayas a conectar con el medio y tu cuerpo. Vete a correr o a practicar algún deporte y verás como te vienen a la mente todas aquellas cosas que acabas de estudiar, esto hace que tu mente trabaje activamente con el material de estudio.

Ponte a prueba con frecuencia (lectura activa)

No leas pasivamente la información. Estudia de manera inteligente al cuestionarte los conceptos y preguntas claves relacionados al puesto por el que concursarás.

Y mientras te preparas para una oposición, hazte tantas preguntas de práctica como puedas, de varias fuentes diferentes, a fin de hacerte tu propia idea y crear tus propios conceptos.

 

Y no vamos alargar más el artículo porque me gustaría preguntarte una cosa. De todas estas formas de afrontar periodos de estudio ¿Cuál es la que más dificil te resulta entender o aplicar? Cuéntamelo en los comentarios y veremos si indagamos en ello 😉
Un abrazo!



~ A los lectores también les ha interesado~ Cómo ser más productivo con la técnica Pomodoro
~ Y también se han interesado por aprender a estudiar mejor ~ 10 técnicas de estudio probadas

¿Qué te parece el artículo?
¡Muchas gracias por tu voto!