Si el Domingo ya te deja esa sensación de angustia, la mañana del Lunes se convierte un momento crítico que establece las pautas de cómo va a ir la semana.

¿No te ha pasado que si te levantas con una sonrisa, normalmente ese hecho se transporta al resto del día? Y lo mismo ocurre al contrario.

Los Lunes son importantes, mucho más de lo que queremos creer.

La mayor parte de la gente de éxito es consciente de cómo suele funcionar este día, con eventos inesperados, más tareas de las programadas y caos en general. Por eso mismo, intentan trabajar alrededor de esas cosas que saben que van a ocurrir sin dejarse llevar por las circunstancias.

Tomártelo con filosofía es fundamental.

Hoy quiero compartir contigo 13 cosas con las que encarar mejor los Lunes a partir de ahora.

Además, combinándolas con lo que la gente de éxito hace los Domingos por la tarde, podrás sacarle el máximo resultado.

 

1. Madrugan

Por supuesto que quieren darle al despertador y dormir otros 5 minutos más. Son como tú y yo, después de todo.

Pero igual que ellos, ¡no lo escuches!

Aunque la tentación sea muy fuerte, tener esa pequeña victoria nada más levantarte ya te está ayudando a encarar mejor el día.

Por supuesto, para hacer esto es absolutamente necesario descansar bien, así que el Domingo deberías irte a dormir a una hora decente para asegurarte de que el Lunes estás a pleno rendimiento.

 

2. Hacen ejercicio

Ejercitar tu cuerpo ayuda a tu circulación y te mantiene alerta, disparando tus niveles de energía. En contra de lo que se cree, no vas a estar más cansado sino más despierto.

Además, ese chute de endorfinas mejorará tu ánimo para afrontar el día.

Si además combinas esto con 10-15 minutos de meditación, vas a asegurarte de que los problemas no te agobian. Así que cuando suene el despertador, ten lista la ropa de deporte para pasar directamente a la acción.

 

3. Leen un rato

Los Lunes son el comienzo para todos, por lo que le dedican unos minutos a ponerse al día con las noticias de actualidad o con artículos pendientes.

Leer algo energizante y positivo puede ayudarte a tener más perspectiva respecto al día. Además, ese rato exclusivo para ti y tu mente siempre es muy beneficioso. Hay que cuidar tanto el cuerpo como el intelecto, y no hay nada mejor como la lectura.

 

4. Saben que un buen desayuno es fundamental

El Lunes quieres asegurarte de poder controlar todo lo que esté a tu alcance. Ya vas a tener demasiado caos en tu oficina, así que procúrate un buen desayuno, variado y sano.

Seguro que no quieres estar mirando el reloj esperando a la comida mientras te ruge el estómago tras haberte comido un snack de camino. Dedícate tiempo para una buena mañana.

 

5. Llegan pronto al trabajo

Si has pasado la barrera del despertador, nada te impide llegar pronto al trabajo para poder tomarte las cosas con más calma.

Acomódate, respira y permítete unos minutos para relajarte. Esto te ayudará a no tomarte la situación como ‘estoy encerrado aquí’ y a sentir que tienes el control sobre lo que pasa.

Antes de que todos estén en la oficina, tu tendrás tu tiempo para armarte antes de comenzar.

 

6. Limpian el despacho y escritorio de cosas

Aunque es mejor que esto se haga el Viernes para tener el menor trabajo posible, si no lo hiciste asegúrate de limpiar tu escritorio de cosas.

Despéjalo y quita todos los papeles y trastos innecesarios de la vista para poder centrarte en lo verdaderamente importante. Igual que cuando vamos a leer tenemos que encontrarnos en un entorno cómodo, el trabajo es lo mismo.

Crea un buen hábito que te ayude a ser más eficiente.

 

7. Saludar es vital

¡Pero que sea genuino!

Saluda a tu equipo, compañeros y jefe. Que vean que estás de buen humor y listo para esta semana. Es mucho más agradable trabajar en un ambiente distendido que en un lugar donde la gente no se da ni los buenos días.

Después de todo, es Lunes para todos. Haz que sea un poquito mejor esforzándote por sonreír durante el día también.

No siempre es así, pero cuando tú muestras el lado positivo, aquellos que están a tu alrededor, a la larga también lo hacen.

 

8. Actualizan su lista de tareas y objetivos conforme avanza la mañana

Ya mencionamos en este artículo lo importante que es marcar unos objetivos claros (como con la lectura).

Cosas inesperadas van a ocurrir seguro. Por ello, la gente de éxito se toma la molestia de ajustar sus prioridades en base a cómo discurre el día para que la semana vaya lo mejor posible.

También es fácil perder perspectiva, por ello procuran hacer aquello que es más importante PRIMERO. Sí, primero.

Por la mañana se tiene más energía y estás menos quemado por los problemas, por lo que aprovechan ese factor en vez de ‘quitarse cosas menores de en medio primero’.

 

9. Seleccionan el correo y son ‘humanos’

¿Cuántas veces te has puesto a responder correos y se te ha ido la mañana en ello?

La gente de éxito sabe que el tiempo es oro por lo que revisan por encima su listado de cosas haciendo una preselección de aquello que de verdad es urgente y lo que puede esperar.

Además, se toman la molestia de releer antes de enviar para asegurarse de que no es un correo seco. Dicen ‘hola’ y suelen desear que el finde haya ido bien igual que al final desean una buena semana.

Ante todo son humanos con la persona que hay al otro lado de la pantalla, aunque no la conozcan. Esos detalles marcan la diferencia.

 

10. Saben decir ‘no’

Los Lunes las tareas y deberes se amontonan. Hay que saber decir que no.

La única excepción, claro está, sería tu jefe. Sin embargo, deberías hacerle saber que tienes llamadas importantes o una reunión a la que atender enseguida.

La clave está en ser claro y conciso en vez de tratar de complacer a todo el mundo. Si ahora no es un buen momento, hazlo saber y ofrece una alternativa.

 

11. Se centran en el trabajo

La gente de éxito evita perder el tiempo con frivolidades como ‘qué has hecho el fin de semana’ o conversaciones estándar.

Está bien interesarse por los demás, pero cuando las responsabilidades se apilan hay que saber priorizar. Quizá puedes dejar esa charla para la pausa del café (que también es bueno descansar, como con la lectura) y aprovechar al máximo el tiempo que de verdad tienes que trabajar.

 

12. Las personas de éxito saben que existe el Martes.

Sobrecargarse y echar horas extra no sirve de mucho.

La clave está en saber distribuirse y a veces es mejor pasar algunas tareas al Martes en vez de tratar de hacerlo todo deprisa y corriendo. No todo tiene el mismo orden de urgencia, ni todo debe estar hecho ‘para ya’.

Si necesitas pasar algunas cosas al Martes para poder hacer mejor otras durante el Lunes, adelante.
Y aquí va el más importante de todos:

13. Controlan todo lo que pueden

Al igual que cuando nos sentamos a leer nos tomamos la molestia de organizar el espacio, marcarnos un tiempo y usar diferentes técnicas para maximizar nuestra comprensión y velocidad, la gente de éxito trata de controlar su entorno.

Saben que cosas inesperadas ocurrirán, por eso se marcan un ritmo y unas metas y las siguen.

Pretenden crear un hábito saludable para que su día funcione bien.

Por eso mismo, ya que te he ofrecido consejos para que tu mañana funcione estupendamente, también quiero ayudarte a crear buenos hábitos de lectura con nuestra guía gratuita sobre los 21 errores de lectura.

¿Por qué ibas solamente a preocuparte de un aspecto de tu vida si puedes mejorar dos?

¡Cuéntame en los comentarios qué tal te va el próximo Lunes siguiendo estos consejos!